¿Y con los chicos qué pasa?

​Después de las críticas hacia la delgadez extrema de las modelos en pasarela, muchas firmas han decidido cambiar el “chip” y usar modelos más entraditas en carnes o mejor dicho, con algo de carne, pero, ¿qué está pasando con los modelos masculinos?

En cuanto a los chicos también está cambiando la cosa. El canon que hacía perfecta la figura de un hombre con el torso en forma de triángulo invertido está cambiando para convertirse en un rectángulo, uno bastante estrecho.

Esta tendencia abarca no solo el canon masculino, también el femenino se ve afectado (si no os parece fijaos en el último spot publicitario de H&M) pero es en los hombres donde más lo estamos notando, ya no dan esa imagen de súper héroes, sino más bien, y puestos a seguir con las etiquetas, chicos-chicas (como diría mi primita pequeña), con un aire lánguido, frágil, incluso femenino, en contra punto con mujeres cada vez más masculinas.

Esta tendencia nos conduce a colecciones Unisex en los casos más agresivos y en el resto a una mezcla de texturas y colores y cortes que se presuponen del género contrario. ¿Realmente estamos llegando a la igualdad total de género o simplemente es una llamada de atención de la moda masculina?